Imagen Corporativa

Uno de los conceptos más prostituidos hoy en día es el relacionado al término de “la imagen”. Y es que todo concierne a ella.  Potencialmente muchas disciplinas participan en su creación. En el camino, la abordan de forma superflua relegando su impacto a ciertas recomendaciones vagas, fatuas y estrictamente visuales que distan mucho de lo que realmente es.

En las empresas e instituciones la situación no es distinta. La imagen corporativa es vista como una simplificación de lo que el diseño gráfico se considera, entendido como la proyección de un mensaje apoyado de la comunicación visual. Los intentos de estrategias de mercadotecnia y publicidad, así como las reglas de vestuario crean un ambiente de incertidumbre alejado de lo que realmente se considera “imagen corporativa”.

Al respecto, autores como Joan Costa y Justo Villafañe comenzaron a teorizar al respecto desde finales del siglo pasado; al tiempo que la identidad emanaba de los líderes y miembros de la organización, la imagen fue el resultado de los públicos que la perciben. En ambos casos, identifican las principales características de una empresa o institución.

Imagen es identidad y viceversa. Por ello, es categórico que exista coherencia entre ambas. Atender sólo al aspecto visual derivaría en una incorrecta percepción y distorsión de lo que la empresa es. Sin embargo, en imagen todo comunica, por lo tanto, siempre estamos expresando comunicación.

Imagen es identidad y viceversa. La Imagen Corporativa consecuentemente debe ser vista como un método de gestión que abarque diversas disciplinas. Elementos como la inteligencia de negocios, la gestión de proyectos y la administración son áreas que entran en juego en el manejo de la percepción. En imagen todo comunica.

Imagen es identidad y viceversa. Ambos son elementos que en la práctica se desdibujan, pero aquí los comprenderemos de forma aislada con ciertas características que definan mejor su concepto:

Dentro de la Imagen Corporativa encasillaremos elementos como:

  1. Los materiales de publicidad
  2. Los materiales de papelería corporativa
  3. Las estrategias audiovisuales
  4. Sus planes de ventas
  5. Sus instalaciones
  6. Su apariencia física

Dentro de la Identidad Corporativa encasillaremos elementos como:

  1. La cultura corporativa
  2. El ambiente laboral
  3. Los valores institucionales
  4. Su protocolo y estilo de negociación
  5. Su capacidad de administración y autogestión
  6. La comunicación interna

Por lo tanto, al hablar de Imagen Corporativa, nos referiremos siempre al conjunto de puntos anteriores. Entenderla como un proceso de gestión y estrategia empresarial permitirá atar todos los estímulos que configuran la percepción.

Cabe mencionar que algunas empresas e instituciones valen más por lo que representan que por lo que producen. Su reputación o su imagen sostenida a lo largo de los años han validado lo que define a la Imagen Corporativa. Sin duda, construirla es parte de una coordinación entre las políticas de la empresa, sus empleados y la aceptación del producto o servicio con el público objetivo.

Tanto la reputación corporativa como su imagen deben estar alineadas conforme a los sectores que la componen, porque imagen es identidad, y viceversa. Su éxito y eficacia solo será palpable únicamente en dos momentos específicos:

  1. Cuando exista un aumento de productividad y dividendos.
  2. Cuando tras una crisis de credibilidad, el público siga confiando en ella.

 

Soy Joel Padilla y lo invito a visitarme en joelpadilla.mx … Mientras tanto recuerde, tanto en empresas como personas, en imagen todo comunica.

¡Reciba las seguridades de mi más alta y distinguida consideración!

Mtro. J. Joel Padilla

www.joelpadilla.mx

Mándanos tus dudas y comentarios a contacto@primeraposicion.mx y síguenos en nuestras redes sociales.